Archivo de la categoría: Uncategorized

La cofradía del IPVCE


Saldrás de aquí con alborozo, pensando en otros comienzos y aún no lo sabes. Desconoces que a partir de este momento formas parte de una cofradía, esa en la que no importa si fue en los abundantes 80, en los terribles 90 o en la esperanzadora primera década del siglo XXI, a partir de hoy serás para siempre un “muchacho de la Vocacional”. Esto constituye una tarjeta de presentación que habla por sí misma y vale como una de créditos.

ipvce
Te vas hoy casi con alivio, graduado al fin , a la universidad, al futuro y no sabes cuántas veces revisitarás el pasado, cómo te va azotar la nostalgia, por los pasillos, la T, el aéreo de la 5, la plaza donde veías a todos y no pasabas jamás sola por si te estaban mirando para darte chucho; los albergues, las cacharras compartidas, los días de quemarse las pestañas, los “filtros”de la élite, la cuartelería, las maldades de los compañeros de cubículo, el paraíso, prohibido tantos años y visitado por tantos infractores…las puestas de sol.
Extrañarás a los profes, a los que pusiste motes nuevos o aprendidos de años anteriores, a los que temías por no saber ni “jota” de su asignatura, y con el tiempo los verás con nuevos ojos, pensando qué gran tipo, qué buena era aquella profe de Literatura, qué recio me llevaba la teacher, pero parafraseando a Aute “todo el inglés que supe y que sabré nunca fue culpa de ella”, hasta el almuerzo del comedor te parecerá entrañable, por ese velo místico que pone la memoria a los recuerdos, incluso a los malos.
Para ti siempre volverán a florecer los viejos flamboyanes como despedida, mientras se deshojan cada septiembre para recibir a los “decimales” quienes comenzarán un ciclo que invariablemente conduce a engrosar las filas de la cofradía de los muchachos de la Vocacional José Martí de Holguín, un privilegio, un honor, una añoranza.

Anuncios

Le zumba! se murió Zumbado


-Oye, se murió Zumbado, lo acaban de decir en el noticiero.
Me conmueve, pero más el hecho de que para muchos hace tiempo que este hombre estaba muerto, para otros, la mayoría, es un desconocido. Lástima.

zumbado
Prosa cáustica, humor irreverente y fino, el valor que a muchos le falta para decir lo que creen, a riesgo de parecer atrevidos o insolentes, caracterizó la obra de Héctor Zumbado Argueta. Periodista cubano, reconocido como escritor costumbrista y quien fuera, además, hombre de muchos oficios, es hoy prácticamente un desconocido, a pesar de que constan en su currículum galardones tan importantes como el Premio Nacional del humor en el año 2000.
Zumbado es autor de libros como Limonada, Riflexiones 1 y 2, Prosas en ajiaco, Esto le zumba, en los primeros se compilan textos salidos de su columna en el Juventud Rebelde en los lejanos 70 y 80.

z33
El choteo descrito por Mañach era su principal arma, los neologismos florecían bajo su pluma de un modo que exasperaría a los Miembros de la Real Academia de la Lengua Española y la acritud de sus críticas a lo que denominaría la “cagástrofe estética”, parecen aplicables a 28 años de la publicación de un libro que advierte y divierte al presentar un fenómeno imperante entonces y entronizado ahora. Se trata de un material dela colección Saeta, Kitsch, kitsch…Bang, Bang, publicada en 1988 y atractivo incluso desde el título intertextual y sonoro.
Zumbado hace un análisis al fenómeno del kitch desde su surgimiento y del contexto europeo original lo aterriza en la Cuba de finales de los ´80 que como descubrirá el lector en un acercamiento a este texto, tiene muchos puntos de contacto con la isla que habitamos en la segunda década del siglo XXI.
Un coloquialismo de probada eficacia adorna este material donde la norma popular se inserta en voz de un hablante culto, sin parecer impostación o pretendido “código asere” para acercarse a un lector de “pocas luces”. Así es posible tropezarse con frases como “hizo maravillas”, “se fue del aire” o “cayó de flai”.
Sus tropos no escapan de este modo particular de decir, lo ilustra su descripción de la prensa plana con este símil: “a veces chata y aplastá como gato bajo un zil”. Otras de las figuras retóricas empleadas son “explosivo coctel humorístico” y “suda imaginación”, peculiares maneras de describir la película y a Juan Padrón, respectivamente.
Los neologismos aparecen con una naturalidad que harían pensar al lector que podría encontrar su significado fácilmente en cualquier diccionario. El periodista explota recursos que lo definen y le hacen auténtico y lo que empleado de modo distinto puede parecer burdo o chabacano, encuentra en el modo de decir de H. Zumbado una manera armónica de comunicar que fluye y es auténtica.
Dicen que hacía ya tiempo apenas podía hablar, menos escribir, como resultado de una golpiza, que no se sabe bien de dónde vino y le arrancó a él y a nosotros la posibilidad de seguir descubriendo el mundo nuestro a través de los zoom a la cotidianidad que hacía Zumbado.


Aroma de mariposas


 

 

No alcancé a escuchar su voz en la radio o verla en vivo en la televisión para hacerme una imagen suya. Debí conformarme con las fotos y lo que enseñan los libros. Ella murió demasiado pronto, aun así apostaría a que olía a mariposas, tanto tiempo prendidas de su pelo debieron marcarla con ese aroma a Cuba de los níveos pétalos.

FLOR

Han transcurrido 36 años de ese acontecimiento y algunos afirman que aquel 11 de enero también murió una esencia, algo estrechamente ligado a la Revolución. Otros aseguran que era como una santa, pero una santa que fumaba mucho y se vestía con sencillez, que implantó algunas modas, aunque también llevaba el verdeolivo como si fuera glamouroso atuendo. La mujer era fuerte, tanto que subió a la Sierra a poner un busto de Martí y luego a liberarla, y al resto de la isla. Una celosa guardiana de la verdad que se ocupó de que la Historia recogiera con detalle minucioso cada evento de esos días en que las montañas fueron trampa y abrigo.

CeliaHugsLittleGirl

También dicen que sabía entender a los que a ella acudían con algún pedido. Cuentan que era muy justa y que trabajaba como si supiera corto el tiempo y tratara de aprovecharlo minuto a minuto. Los niños de aquellos primeros años de la Revolución que vivían cerca de su casa atestiguan como entre pillos y curiosos iban a pedir los mangos de su patio y no pocos hicieron carreras gracias a su proverbial generosidad y comprensión.

Por eso se multiplican los homenajes por estos días a la heroína, como el que rindieron estudiantes, trabajadores de servicios y docentes holguineros este viernes, en el campus universitario que lleva su nombre, pues Celia Sánchez Manduley se trocó en símbolo en un país donde la mujer comenzó, con cubanas como ella, a forjarse un sitio a la misma altura de los hombres.


Fin de año: suma y sigue…


Un mes antes saco la agenda y con un título soñador comienzo, COSAS POR COMPRAR, debajo crece mi imaginación: carne, sidra , aceitunas, turrones Jijona y Alicante, helado, uvas pasas, chocolates, vino, ensaladas, cerveza, vianda, casabe, especias, refresco para los que no beben alcohol… Todo para consumir en un día. Esto lo hago sin contar con él, para que luego me censure, acorte mi lista, espante mi sueño y me impida sucumbir ante la gula.
Después de tanto planear menús alternativos, me sorprende la fecha, pues diciembre parece tener cada año más prisa por irse. Sin nada en las manos quisiera que las fiestas fueran las del año nuevo lunar, en China: en enero o febrero, pese a que tenga que disfrazarme de león o dragón, aunque bien podría reservar ese vestuario para la cola en el “agro”.

Estudiante-Dinero-Bolsillos-Vacios
Ahí es cuando él hace lo suyo: Salario me sacude por las solapas imaginarias y me dice: a madrugar, por si hay carne a 17; compra turrones de maní, que sus primos ibéricos Jijona y Alicante, pueden costar un cuarto de tus ingresos mensuales; ensalada de “loquehaya”, la más nutritiva; el casabe… bueno, ese aún no vuela tan alto como otros rubros. Así voy ajustando la lista a mi bolsillo y con lo que alcanzo a adquirir, el 31 de diciembre me vuelve maga o anirista en medio de mi cocina.
Pero me desempeño con dignidad, que a final el cubano siempre añora la combinación perfecta: puerco asado, congrí y yuca con mojo. ¡Y allá va eso! Aunque siempre ocurren imprevistos, como la ocasión en que el horno no encendió y debimos improvisar un brasero en el balcón de un segundo piso. O cuando, listo el pernil al carbón, todos entraron a casa y dejaron al asado solo; al regresar, perros más inteligentes que humanos celebraban el fin de una prolongada inanición.
Pese a preparativos con varios días de antelación, a la hora de los mameyes, parece que el puerco estará para el Nowruz, el antiguo año nuevo persa, que se celebraba en marzo. O peor, que se termine para el Enqutatash, cuando inauguran su calendario los etíopes, el 11 o 12 de septiembre de 2016; sobre todo si al frente de esa “tarea de choque” hay más de una persona y todos quieren ser jefes.

cuba-cerdos-en-pua
Quizás la demora es parte de la tradición y obliga a todos a estar en torno al fuego, o no, pero sí a conversar, a rememorar años pasados, puercos que quedaron crudos; muchachos que pedían huevo frito en lugar del humeante cerdo que llenara de callos las manos de sus padres; se habla de viejas costumbres para días como este y se siente hambre… pero se aguanta para entrarle con ganas al pellejito y a unas masas con mojito.
Por eso, desecho la usanza española de comer 12 uvas una por cada campanada de la medianoche; ignoro la griega, quienes comen un pastel donde pusieron una moneda que hará afortunado a quien la halle; aunque viendo cómo les va a los griegos, parece que no les ha tocado el trozo premiado a una “pila” de gente por estos días. Tampoco asumo el hábito común en Suecia y Noruega, donde esconden una almendra dentro de arroz con leche, dicen que para la buena fortuna.
Mientras en los templos budistas suenan 108 veces los gongs, los cubanos nos abrazamos, con el himno de fondo y Serrano u otro locutor del NTV felicitándonos por un Primero de Enero más, lanzamos agua pa’ la calle, rodamos la maleta por toda una cuadra y finalmente comemos el lechoncito que, tarde pero seguro, llega. Yo murmuro como mi bisabuela: misericordia pa’ los hermanos de la tierra.
Vale la pena quedar en bancarrota, a fin de cuentas el 31 no está tan lejos del día 5.

tradiciones-fin-de-año


Aquel largo día o por qué ser periodista


El día de hoy ha sido muy largo. Apenas dormí anoche. Me latía dentro el presentimiento de lo grande por venir, del acontecimiento que se gesta. Un periodista vive para eso, y por eso.
Toda la mañana estuve cazando la noticia, el ruido de los otros, mi propio teclado, ver la prensa extranjera en acción, sentir la adrenalina que abandona a los semanarios, reposados y más dados al análisis que a la noticia viva, latente justo ante las manos del redactor.

Trabajando en la cobertura
Esperaba mi momento, aquel en que la proximidad al “hipermediático” Papa Francisco, me permitiría conocer de qué se construyen los mitos: vi claro entonces, de realidad concreta.
No pudo la llovizna inoportuna impedir que él llegara hasta allí. Los niños estaban inquietos, querían cantar a toda costa. Desde la emblemática Loma de la Cruz, la prensa apostada pese el clima impertinente, escuchaba a las personas saludar al Papa, así supimos que se acercaba.
Las azoteas lejanas, como mejor evidencia de la densidad poblacional de la ciudad, eran un enjambre de personas agitando las manos, queriendo ver más allá, discernir un acontecimiento que ahora transcurría ante mis ojos.
La Oda a la Alegría comenzó a sonar en las infantiles voces y el Sumo Pontífice, con una sonrisa afable, descendió del vehículo panorámico que durante toda la jornada lo trasladó dentro de la Ciudad cubana de los Parques. Otros cantos entonaron los pequeños a quienes Francisco elogió. Ellos agradecieron humildes, niños al fin, con gozo.

El día de ayer fue muy largo. Apenas dormí la noche antes. Me latía dentro el presentimiento de lo grande por venir, del acontecimiento que se gesta. Un periodista vive para eso, y por eso.
Toda la mañana estuve cazando la noticia, el ruido de los otros, mi propio teclado, ver la prensa extranjera en acción, sentir la adrenalina que abandona a los semanarios, reposados y más dados al análisis que a la noticia viva, latente justo ante las manos del redactor.
Esperaba mi momento, aquel en que la proximidad al “hipermediático” Papa Francisco, me permitiría conocer de qué se construyen los mitos: vi claro entonces, de realidad concreta.
No pudo la llovizna inoportuna impedir que él llegara hasta allí. Los niños estaban inquietos, querían cantar a toda costa. Desde la emblemática Loma de la Cruz, la prensa apostada pese el clima impertinente, escuchaba a las personas saludar al Papa, así supimos que se acercaba.
Las azoteas lejanas, como mejor evidencia de la densidad poblacional de la ciudad, eran un enjambre de personas agitando las manos, queriendo ver más allá, discernir un acontecimiento que ahora transcurría ante mis ojos.
La Oda a la Alegría comenzó a sonar en las infantiles voces y el Sumo Pontífice, con una sonrisa afable, descendió del vehículo panorámico que durante toda la jornada lo trasladó dentro de la Ciudad cubana de los Parques. Otros cantos entonaron los pequeños a quienes Francisco elogió. Ellos agradecieron humildes, niños al fin, con gozo.
En una plataforma discreta y acompañado por Emilio Aranguren, obispo de la Diócesis holguinera, vi por única vez en este largo día al sucesor de Pedro, al hombre que ha revolucionado a la Iglesia Católica. Desde allí, el Pastor Universal bendijo a sus siervos, nos bendijo a todos, en un acto que va más allá de la fe o la religión misma, y solo se traduce en amor.
Cuando globos azules, rojos y blancos, junto a decenas de palomas, emprendieron un vuelo que transformó por segundos el cielo en algo vivo, un estremecimiento me trajo la certeza. Soy afortunada por haber sido testigo de un momento único y muy emotivo, pocas veces tiene una la suerte de mirar la Historia antes de que la recojan los libros. Entonces, pensé, “solo por un momento así, vale la pena ser periodista”.


Comienzo de una verde mañana


PENTAX DIGITAL CAMERA

PENTAX DIGITAL CAMERA


Son las 5:30 de la mañana y camino apresurada, tengo un poco de temor de andar sola, aún persiste la penumbra, pero a cada paso encuentro personas, agrupadas, conversando, animados como si no fuera la madrugada, o lunes.El miedo esfuma. Hoy es un día distinto.
Casi llego a mi destino y oigo unos gritos: “Dame la F…dame, la R….dame la A…” y así hasta completar un nombre que se ha repetido cientos de veces en los últimos días. Porque Francisco, el único Papa latinoamericano, el carismático Pontífice, el argentino hincha del San Lorenzo; arriesgado en sus declaraciones, piadoso y franco, está en Cuba, y nada desde su llegada al archipiélago parece ser cotidiano, el tiempo, incluso, corre a otra velocidad.
PENTAX DIGITAL CAMERA

PENTAX DIGITAL CAMERA


Es las 7:50, ya la Plaza de la Revolución Mayor General Calixto García de Holguín, está siendo ocupada por feligreses de parroquias vecinas que han peregrinado hasta aquí. Bajo una representación del manto de la Virgen acontecerá el oficio que ya es histórico para la diócesis holguinera, una de las más extensas y pobladas de Cuba.
Las declaraciones del Papa Francisco desde su llegada a nuestro país han sido de profundidad insondable. Llegado como misionero de la misericordia ha pedido trabajar por la amistad social y la cultura del encuentro versus la del descarte.
La jornada de hoy promete ser única, estaremos con oído atento, seamos creyentes o no , porque la búsqueda de una sociedad mejor no es asunto de religión sino de fe y esperanza en el ser humano.


Sazón de El Guayabero


200px-Caricatura_el_guayabero

A la mitad del año 1911 le nació una sonrisa pícara. En Holguín, sin un pan bajo el brazo pero con el don de la música fusionada con el humor, un juglar auténtico llegó y tanto ha sido lo que dio a la cultura que la “holguineridad”, entre otros ingredientes del ajiaco de Jiménez, se compone por la Loma de la Cruz, los parques, el heroísmo de Calixto García y el “son retozón” de Faustino Oramas, El Guayabero.
Por eso en la ciudad cubana de los parques, varios sitios existentes y en proyecto llevan su nombre o el de sus composiciones y su imagen reaparece hasta en dibujos animados, como un símbolo de lo que también somos: simpáticos, mordaces, prestos a contagiar con la sonrisa.
Pese a que algunos consideren controversial el aporte de este músico, por encontrar vulgaridad o soeces sugerencias en las letras del bardo, lo que es imposible negar es el sello inconfundible del cubanísimo choteo sobre el que teorizó Jorge Mañach, y un doble sentido acerca del que Oramas siempre acusó al público, pues él solo cantaba y la “gente”, interpretaba a su manera.
Hoy hacen 114 de que El Guayabero naciera en esta ciudad que se condimentó con su música y continúa dando sabor a su patrimonio cultural desde los estribillos que en su paseo en “el tren de la vida” nos legó el Rey del Doble Sentido.


De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog