Archivo de la categoría: Locuras

Le zumba! se murió Zumbado


-Oye, se murió Zumbado, lo acaban de decir en el noticiero.
Me conmueve, pero más el hecho de que para muchos hace tiempo que este hombre estaba muerto, para otros, la mayoría, es un desconocido. Lástima.

zumbado
Prosa cáustica, humor irreverente y fino, el valor que a muchos le falta para decir lo que creen, a riesgo de parecer atrevidos o insolentes, caracterizó la obra de Héctor Zumbado Argueta. Periodista cubano, reconocido como escritor costumbrista y quien fuera, además, hombre de muchos oficios, es hoy prácticamente un desconocido, a pesar de que constan en su currículum galardones tan importantes como el Premio Nacional del humor en el año 2000.
Zumbado es autor de libros como Limonada, Riflexiones 1 y 2, Prosas en ajiaco, Esto le zumba, en los primeros se compilan textos salidos de su columna en el Juventud Rebelde en los lejanos 70 y 80.

z33
El choteo descrito por Mañach era su principal arma, los neologismos florecían bajo su pluma de un modo que exasperaría a los Miembros de la Real Academia de la Lengua Española y la acritud de sus críticas a lo que denominaría la “cagástrofe estética”, parecen aplicables a 28 años de la publicación de un libro que advierte y divierte al presentar un fenómeno imperante entonces y entronizado ahora. Se trata de un material dela colección Saeta, Kitsch, kitsch…Bang, Bang, publicada en 1988 y atractivo incluso desde el título intertextual y sonoro.
Zumbado hace un análisis al fenómeno del kitch desde su surgimiento y del contexto europeo original lo aterriza en la Cuba de finales de los ´80 que como descubrirá el lector en un acercamiento a este texto, tiene muchos puntos de contacto con la isla que habitamos en la segunda década del siglo XXI.
Un coloquialismo de probada eficacia adorna este material donde la norma popular se inserta en voz de un hablante culto, sin parecer impostación o pretendido “código asere” para acercarse a un lector de “pocas luces”. Así es posible tropezarse con frases como “hizo maravillas”, “se fue del aire” o “cayó de flai”.
Sus tropos no escapan de este modo particular de decir, lo ilustra su descripción de la prensa plana con este símil: “a veces chata y aplastá como gato bajo un zil”. Otras de las figuras retóricas empleadas son “explosivo coctel humorístico” y “suda imaginación”, peculiares maneras de describir la película y a Juan Padrón, respectivamente.
Los neologismos aparecen con una naturalidad que harían pensar al lector que podría encontrar su significado fácilmente en cualquier diccionario. El periodista explota recursos que lo definen y le hacen auténtico y lo que empleado de modo distinto puede parecer burdo o chabacano, encuentra en el modo de decir de H. Zumbado una manera armónica de comunicar que fluye y es auténtica.
Dicen que hacía ya tiempo apenas podía hablar, menos escribir, como resultado de una golpiza, que no se sabe bien de dónde vino y le arrancó a él y a nosotros la posibilidad de seguir descubriendo el mundo nuestro a través de los zoom a la cotidianidad que hacía Zumbado.


Muerte en el parque


parque-calixto-garcia-periquera_amauris09
Todo pasó en este febrero de vientos extraños. No fui testigo de sus muertes, pero vi los restos en medio de la calle, en el mismo centro de la ciudad. Les miré detenidamente, tratando de adivinar o encontrar indicios de la edad en los cuerpos inertes. Me asombró la impavidez de los otros transeúntes, a fin de cuentas, después de aquello la ciudad no sería igual, pero ellos, miraban y seguían sus rumbos.
En tanto aquellos gigantes continuaban allí, despedazados, y pensé en cuánto podrían haber dicho si hubieran tenido cómo, ellos que habían sido testigos discretísimos de amores que algunos condenan, de transacciones por un combate cuerpo a cuerpo, o de los chicos a la última moda cayendo de sus patinetas.
DSC_1462
Con ellos también se fueron el granito extensamente pulido por tanto cuerpo recostado, y una claridad inmensa inundó el parque, que ahora parece medio desnudo ante la mirada inquieta de quienes llegaron luego.

Porque los restos fueron retirados poco tiempo después, y supe que estaban enfermos, que fue necesario cercenar sus ramas, derribar sus troncos, arrancarlos de raíz, esas extremidades que por décadas horadaron aceras y muros.
Así murieron los viejos ficus, vencidos por la circunstancias y para evitar que otros a su alrededor enfermaran también. Entendí eso tal vez como un sacrificio necesario, pero tanta luz, allí donde hubo fronda, todavía a más de una semana de distancia, me inquieta intensamente.


Frivolité


Frente al armario otra vez. Nada de lo que cuelga en los percheros, yace doblado al descuido en las gavetas o simplemente descansa en algún mueble, le complace. Todo es, por definición, pasado de moda, si lo compró la semana pasada.
Ningún atuendo pareciera adecuarse a su estado de ánimo del día de hoy ni con sus estándares, o al menos los de quienes la mirarán y juzgarán por su apariencia. “Este demasiado anticuado, este demasiado exhibicionista, este me lo puse anteayer, nada. No tengo nada que ponerme”.
Con trabajo cierra el ropero, las atestadas perchas, la ropa que se amontona doblada en travesaños y atorada en gavetas, fue estrenada recientemente, o simplemente no ha salido a la calle jamás, pero ya está vieja, la mayoría estuvo en un breve hit parade,ahora ya es historia, y ella antes muerta que sencilla. La moda pasa demasiado aprisa y perseguirla cuesta mucho trabajo y efectivo y aunque acumula una muestra de todo lo que marcó tendencia ella sigue pensando que “No tienen nada que ponerse”.


De lupas y catalejos

BLOG de YEILÉN DELGADO CALVO. Aquí dejo mis opiniones sobre Cuba, el mundo, la vida. Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog