Archivo mensual: junio 2016

La cofradía del IPVCE


Saldrás de aquí con alborozo, pensando en otros comienzos y aún no lo sabes. Desconoces que a partir de este momento formas parte de una cofradía, esa en la que no importa si fue en los abundantes 80, en los terribles 90 o en la esperanzadora primera década del siglo XXI, a partir de hoy serás para siempre un “muchacho de la Vocacional”. Esto constituye una tarjeta de presentación que habla por sí misma y vale como una de créditos.

ipvce
Te vas hoy casi con alivio, graduado al fin , a la universidad, al futuro y no sabes cuántas veces revisitarás el pasado, cómo te va azotar la nostalgia, por los pasillos, la T, el aéreo de la 5, la plaza donde veías a todos y no pasabas jamás sola por si te estaban mirando para darte chucho; los albergues, las cacharras compartidas, los días de quemarse las pestañas, los “filtros”de la élite, la cuartelería, las maldades de los compañeros de cubículo, el paraíso, prohibido tantos años y visitado por tantos infractores…las puestas de sol.
Extrañarás a los profes, a los que pusiste motes nuevos o aprendidos de años anteriores, a los que temías por no saber ni “jota” de su asignatura, y con el tiempo los verás con nuevos ojos, pensando qué gran tipo, qué buena era aquella profe de Literatura, qué recio me llevaba la teacher, pero parafraseando a Aute “todo el inglés que supe y que sabré nunca fue culpa de ella”, hasta el almuerzo del comedor te parecerá entrañable, por ese velo místico que pone la memoria a los recuerdos, incluso a los malos.
Para ti siempre volverán a florecer los viejos flamboyanes como despedida, mientras se deshojan cada septiembre para recibir a los “decimales” quienes comenzarán un ciclo que invariablemente conduce a engrosar las filas de la cofradía de los muchachos de la Vocacional José Martí de Holguín, un privilegio, un honor, una añoranza.


Le zumba! se murió Zumbado


-Oye, se murió Zumbado, lo acaban de decir en el noticiero.
Me conmueve, pero más el hecho de que para muchos hace tiempo que este hombre estaba muerto, para otros, la mayoría, es un desconocido. Lástima.

zumbado
Prosa cáustica, humor irreverente y fino, el valor que a muchos le falta para decir lo que creen, a riesgo de parecer atrevidos o insolentes, caracterizó la obra de Héctor Zumbado Argueta. Periodista cubano, reconocido como escritor costumbrista y quien fuera, además, hombre de muchos oficios, es hoy prácticamente un desconocido, a pesar de que constan en su currículum galardones tan importantes como el Premio Nacional del humor en el año 2000.
Zumbado es autor de libros como Limonada, Riflexiones 1 y 2, Prosas en ajiaco, Esto le zumba, en los primeros se compilan textos salidos de su columna en el Juventud Rebelde en los lejanos 70 y 80.

z33
El choteo descrito por Mañach era su principal arma, los neologismos florecían bajo su pluma de un modo que exasperaría a los Miembros de la Real Academia de la Lengua Española y la acritud de sus críticas a lo que denominaría la “cagástrofe estética”, parecen aplicables a 28 años de la publicación de un libro que advierte y divierte al presentar un fenómeno imperante entonces y entronizado ahora. Se trata de un material dela colección Saeta, Kitsch, kitsch…Bang, Bang, publicada en 1988 y atractivo incluso desde el título intertextual y sonoro.
Zumbado hace un análisis al fenómeno del kitch desde su surgimiento y del contexto europeo original lo aterriza en la Cuba de finales de los ´80 que como descubrirá el lector en un acercamiento a este texto, tiene muchos puntos de contacto con la isla que habitamos en la segunda década del siglo XXI.
Un coloquialismo de probada eficacia adorna este material donde la norma popular se inserta en voz de un hablante culto, sin parecer impostación o pretendido “código asere” para acercarse a un lector de “pocas luces”. Así es posible tropezarse con frases como “hizo maravillas”, “se fue del aire” o “cayó de flai”.
Sus tropos no escapan de este modo particular de decir, lo ilustra su descripción de la prensa plana con este símil: “a veces chata y aplastá como gato bajo un zil”. Otras de las figuras retóricas empleadas son “explosivo coctel humorístico” y “suda imaginación”, peculiares maneras de describir la película y a Juan Padrón, respectivamente.
Los neologismos aparecen con una naturalidad que harían pensar al lector que podría encontrar su significado fácilmente en cualquier diccionario. El periodista explota recursos que lo definen y le hacen auténtico y lo que empleado de modo distinto puede parecer burdo o chabacano, encuentra en el modo de decir de H. Zumbado una manera armónica de comunicar que fluye y es auténtica.
Dicen que hacía ya tiempo apenas podía hablar, menos escribir, como resultado de una golpiza, que no se sabe bien de dónde vino y le arrancó a él y a nosotros la posibilidad de seguir descubriendo el mundo nuestro a través de los zoom a la cotidianidad que hacía Zumbado.


Donde el tiempo no se detuvo


sagua 1
Un pueblito en un valle. Un río, sierpe temible que duerme en silencio hasta que el aguacero insufla vida a su cauce. Entonces se derrama, muerde la tierra, arrasa, pero hoy no, hoy está quieto.

sagua2 parque martí
Es mayo. Hay gente en las esquinas. Un cumpleaños cualquiera hace que cierren la cuadra y se pare el tránsito en una vía cercana al centro. Pero a todos les parece natural.
Carretillas con mangos, tomates, pepinos, piñas. En el parque los de siempre y los de paso, la iglesia gris y añeja al fondo, católica, apostólica y romana como la de los pueblos con sabor antiguo.
En la casa de cultura un hombre sigue luchando contra la desmemoria y ahora su nombre está escrito en la pared: Mingolo, su aula de música y al lado la biblioteca y el reposo de los libros que esperan manos nuevas.
Bajo por la calle más transitada y hay un lugar insigne, allí van todos aun sin ser invitados, sin costo alguno. Allí se habla de política, religión, pelota, economía, de lo irremediable. Se llora a ratos, se cuentan chistes verdes, rojos, negros, se toma café, se comen bocaditos y se dice “y cómo fue…”
Más tarde la multitud camina despacio todo el trayecto hasta el camposanto rindiendo honor al que parte, a su familia, a la memoria, porque en Sagua la muerte es un momento esencial de la vida, un pretexto para coincidir. Casi religiosamente se despide duelo sea quien fuere el difunto, se llora mucho, hasta se puede beber en nombre del que ya no está.
De regreso te encuentras con tantos personajes pintorescos : hay borrachines simpáticos, guapos temibles , escritores semidesconocidos, viejos héroes de guerras casi olvidadas, ancianas memorables que desde el portal saludan, aconsejan, abrazan, ordenan, amarran el tiempo.

sagua 3 vista aérea
Así llega la noche. En el parque la música sube, en las casas la humedad del río se cuela, reina el sueño, pero algo lo interrumpe, voces, clarinete, guitarra en la ventana. Son las doce y empiezan las serenatas, nunca madrecita del alma querida suena más conmovedor ni franco, son jóvenes van de puerta en puerta cantando a vecinas de años y a desconocidas que salen de la modorra para agradecer el gesto y luego dormir con la música arrullándole a lo lejos.
Al día siguiente todos se saludan, se felicitan. Los que vienen de viaje como si nunca hubieran partido, los de casa con actitud de anfitrión confiable.
Y pasan los días en Sagua de Tánamo, un pueblo donde algunos piensan que no cambia nada, que el tiempo se detuvo, pero las costumbres, la tradición, y algo que tiene que ver con las esencias del pueblo chico permanecen pese a la señal wifi y la televisión digital, pese al tiempo.


De lupas y catalejos

BLOG de YEILÉN DELGADO CALVO. Aquí dejo mis opiniones sobre Cuba, el mundo, la vida. Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog