Archivo mensual: octubre 2015

Inducción y deducción o el extraño caso del fogón desaparecido


módulo ofertado ala población

módulo ofertado ala población


La anciana esperaba tomar un café, quizá para mantenerse alerta en la cola en que durante horas aguardaba frente al mercado industrial La Marquesita, para comprar su fogón de inducción. Indagué si aún quedaban y con seguridad absoluta contestó que se habían terminado pero que “decían” que traerían más.
Sin embargo una de las dependientas del establecimiento aseguró no tener el producto en existencia y desconocía la fecha de reabastecimiento, “pero los clientes piensan que los están engañando y continúan con sus colas”.
Entre quienes esperan en la ciudad de Holguín se haya María Rancaño, inconforme con las respuestas que mediante sus pesquisas obtuvo, llegó a la redacción de este semanario: “Nosotros nos dirigimos a Comercio, al Gobierno, a Telecristal, pero la respuesta y la solución al problema tiene que darla Almacenes Universales del Coco. Comercio nos dice que los máximos responsables son ellos, que son quienes tienen que distribuir y están abarrotados de cocinas. Allá nos dicen que no tienen que darle respuesta a la población…”
Diamela Rodríguez, asegura: “en La Casa Azul hace más de tres días que esperamos que se surtan y no lo hacen, todos se lavan las manos y no se resuelve la situación y a los dependiente de las tiendas también se le exige una respuesta al pueblo. El viernes se distribuyeron 500 módulos de cocción a dicha tienda y solo han salido a la población 131, no es posible que no queden, ¿el resto dónde está?
Al respecto Leydis Zaldívar, encargada de la Atención a la Población del Grupo Empresarial de Comercio de Holguín explica:“ recibimos una queja de que en la Casa Azul habían llegado 100 módulos y que en el número 50 de artículos vendidos se habían acabado. Se hizo una comprobación y realmente habían unas cuantas hornillas defectuosas que no llegaban a los 100. No sé cómo sabían de estas cifras, pues en realidad eran 50 y cuatro tenían defectos, esto se confirma según el vale de entrada y facturas. No se han comprobado las irregularidades denunciadas, a pesar de que se han hecho investigaciones al momento.
Entiendo a la población pero hay una situación desfavorable y los usuarios deben comprenderlo, no hay más módulos y hasta una segunda etapa no volverán a entrar. Ellos se están desgastando en los corredores de las tiendas haciendo colas, marcando y rectificando inútilmente”.
Diamela Rodríguez recuerda una vieja máxima, el cliente siempre tiene la razón, pero ¿es esta una verdad absoluta? No, primero porque somos humanos y en nosotros vive la constante posibilidad de errar, segundo, porque no se trata de Almacenes Universales como empresa mayorista quien se encarga de la distribución de estos artículos, sino del Grupo Comercializador de Productos Industriales y de Servicios Universal Holguín, o sea que son dos entidades distintas en su objeto social y organismo de subordinación.
Por otra parte no es cierto que los almacenes del último estén abarrotados de la mercancía demandada por los consumidores. Según Rafael Torres, director comercial de “la Universal”: “En una primera etapa se entregaron a la provincia 15 mil 250 módulos para los casos sociales, que recibimos de DIVEP, estos fueron distribuidos en toda la red junto al modelo de propiedad y de garantía.
Para las ventas liberadas se priorizaron seis provincias entre ellas Holguín con una asignación de 23 mil 800 módulos, de estos 16 mil 600 los distribuimos según indicaciones de Comercio. Actualmente comenzamos a recibir el 30 porciento pendiente, o sea 7 mil 200, los que serán entregados a la red comercial”.
Antes de que las ventas de los fogones de inducción comenzaran, Omer Gonzalez, director comercial del Grupo Empresarial de Comercio Holguín informó que “se tuvieron en cuenta las características de la provincia y entre los elementos valorados estuvieron los municipios en los que se realizó la venta liberada de gas licuado: Holguín y Moa, por tanto en la distribución se priorizaron los restantes en función de la política actual ”.
Armando Contreras Tamayo aect@ain.cu

Armando Contreras Tamayo aect@ain.cu


Pero otra vez la demanda es superior a la oferta, al parecer los estudios de mercados no se hacen o son imprecisos y personas como María Rancaño o Diamela Rodríguez se ven afectadas, no solo por el desabastecimiento, sino por la falta de la información clara en el momento preciso. Tampoco se debe olvidar que el personal de cualquier entidad estatal debe atenderse al público con cortesía y respeto independientemente de si la respuesta a su reclamo es positiva o no.
Este proceso de venta ha estado signado por los ya habituales personajillos encargados de la venta de turnos, los “organizadores” de las colas y aquellos que hacen correr rumores buenos o malos que mantienen en vilo al que espera. Los precios de un sitio en la fila van desde los 100 hasta los 375 pesos y las madrugadas en vela se acumulan en un público cuya necesidad se evidencia en el sacrificio por obtener un artículo que aunque fue concebido para facilitarles la vida y garantizarles confort, para algunos se ha convertido en pesadilla.
Si el abastecimiento fuese constante se evitarían tantas molestias y de seguro el pillaje y los tejemanejes que generan estas coyunturas hacia el interior y el exterior de los puntos de ventas. No obstante hay una luz, según Rafael Torres, director comercial de la Universal “el país actualmente completa el plan del resto de las provincias. Mensualmente se ensamblan alrededor de 35 mil fogones yen 2016 debemos recibir 27 mil módulos más”.

Anuncios

La lista


mama

Comenzaba septiembre y con el mi odisea. Más difícil que llegar a Itaca resultaba acopiar todos los artículos que la enseñanza prescolar exige a los padres de los parvulitos. La escuela de hoy se diferencia mucho de la de mis recuerdos donde escaseaba la plastilina, no teníamos acuarelas para todos y la libreta era la mitad de un cuaderno, confeccionado con papel de dudosa calidad; tampoco habían televisores en las aulas ni conocía de loncheras: para el pan tostado y el refresco bastaba una jabita tejida o el lujo de aquella de plástico aún en venta en las redes de comercio en pesos cubanísimos también denominados cup. art
Pero mi generación nada tiene que ver con esta. No puede negarse el desarrollo, tampoco el vergonzante subdesarrollo al que nos enfrentamos aun cuando se afirma: todo está preparado para comenzar el curso.
Este septiembre yo no lo estaba, la lista de cosas que debía llevar iba desde un delantal pasando por toallita, servilleta, mantel, pelota de trapo, pompón, bastón, papel, file, entre otros útiles y aditamentos que debíamos confeccionar los padres de los principiantes.

Mucho cuesta a mamá ponerse en plan art attack y confeccionar marcadores, figuras geométricas ¿esquema mudo?, cartón de apoyo y los textiles antes mencionados. Una naciente y creativa industria artesanal, por contradictorio que suene, viene a salvar a las que no fueron dotadas con habilidad para las manualidades, y de la cola de las mochilas sale la madre preocupadísima a luchar su lista porque “su hijo no va a ser menos que nadie”.
No recuerdo que mi madre tuviera tales conflictos en mi paso por la enseñanza primaria y aunque ahora el cambio climático es muy evidente, ni en los tórridos fines de curso se habló de “poninas” para un ventilador. Pero los niños padecen y qué no darían sus padres por garantizarles el confort, entonces vuelve la recaudación, ahora también por una lámpara, y ya que estamos aquí por un poco de pintura, que el aula está muy feíta, ¿y la palangana con su respectivo palanganero? No queremos que se enfermen los pequeños. Sé de quien tuvo que llevar hasta una silla.
Luego vienen los imperativos del contexto y hacen falta 12 cubos de arena, y unos metros de acero, porque de las instancias superiores asignaron cemento a la escuela pero lo demás no ha llegado aún, y si cada uno trae lo que pueda, lo haremos, otra vez por los niños.
Soy empática, me pongo en los ajustados zapatos de los docentes que se ven en la obligación de pedir tal o mas cual cosa para que las condiciones en las aulas y el proceso de enseñanza aprendizaje fluya de manera óptima No dudo de sus buenas intenciones y de cuánto afecta a su desempeño profesional, las carestías que enfrentan a diario y ponen a prueba su creatividad y talento.
Tampoco desdeño cuánto impacta la falta de compromiso de muchos padres, la prueba más contundente son las típicas reuniones donde cuesta encontrar quien represente en la escuela a la familia. Todos se preocupan por sus hijos pero no quieren un compromiso mayor que el de su descendencia, algunos tienen muchas responsabilidades, otros saben que los que hoy dicen “yo hago lo que sea, pero no me pongan”, mañana se echarán para atrás, y algunos no quieren ser perseguidores de los que incumplen compromisos que asumieron convocados por la costumbre de la unanimidad y de los que luego huyen.
Se habla continuamente de la necesaria vinculación entre la comunidad y los centros docentes, de la obligatoria participación y responsabilidad de las familias con la formación de sus niños, pues la escuela solo es un agente en este proceso en el que los verdaderos encargados están en casa.
Pero esa perpetua “caridad” de la que se sostienen muchas cuestiones en las escuelas, es agotadora y evidencia cuán necesitada de inversiones y recursos se encuentran dichas instalaciones. Además hay que deslindar obligaciones estatales y familiares.
Mucho se ha dicho de que los profes no deben pedir, ni recoger dinero para cosa alguna, sé de cerca de alguien que hace casi dos años se fue con los fondos de 100 pesos per cápita, que acumulaban los muchachos de una secundaria para la fiesta de graduación. Tristemente esa fue la última enseñanza de la teacher. No obstante confío que este no sea un denominador común y solo quisiera que semejante rol de menesteroso no fuera habitual entre los maestros. Porque una cosa es lo que por voluntad se genere desde las preocupaciones paternas y otra que las condiciones elementales para la estancia en un centro sean precarias y comprometan a la familia en papeles que para nada le competen.


De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog