Archivo mensual: octubre 2014

La isla que habito


cuba
Si este texto tuviera banda sonora sería esa canción que dice: Mis amigos se están yendo, me preguntan si me quedo…
No es la constante queja ante la diáspora ni saudade trasnochada, solo observo. Despedirse ya se ha vuelto cotidiano. Ya no escucho hablar de balseros, por suerte, pero los que como yo nacieron en los finales del 80 y comenzaron la escuela cuando se pusieron de moda el jabón de sosa, los apagones, la manteca de coco, la neuritis, la pasta cubana, los “chupamiao” y los “turitaxi”, sabemos cómo es decir adiós.
Entonces no podíamos comprender la realidad circundante, la mayoría vivíamos protegidos por la burbuja paterna que dejaba la carne para el niño y recorría kilómetros en bicicleta para canjear esto por aquello y subsistir.
El tiempo pasó, las circunstancias de algunos cambiaron aunque sé de otros para quienes nunca ha terminado el oscuro período que alguien apellidó especial, quizá por lo especialmente duro y difícil.
Aún chicos asistimos a la despenalización del dólar, el nacimiento de los “chavitos” y el cuentapropismo con sus paladares y trapicheos impensables, las bermudas a cambio de los pantalones largos para los de sexto grado, el yogur de soya, universidad para todos y la municipalización.
Fuimos los de prueba de ingreso de matemática para todos hoy y mañana solo para algunos, por suerte… Pero sobrevivimos y engordamos con alpiste los sueños.
Muchos queríamos ser profesionales porque en la escala de valores de nuestros padres eso era justo y bueno, y era el camino adecuado. Ahora, con los títulos colgando en la pared o enrollados en una gaveta nos encontramos absortos, como extraviados ante una realidad donde lo importante es tener y no ser.
Hoy incluso aquellos que parecían rezagados al aprenderse las tablas en la primaria son habilidosos sacadores de cuenta, los talentosos monitores y los que sacaron 5 y más en la Universidad trabajan en puestos para los que están sobrevaluados pero que ofrecen mayores ventajas. Y quién podría cuestionarlos si los bloques valen 6,50, se necesitan al menos mil para hacer un nido, mínimo, apenas habitable y el salario de un adiestrado es, por lo general, 275 pesos. Haga usted las cuentas.
Entonces los veo marcharse, metafóricamente. La verdad es que sé de su partida generalmente cuando el que todo lo sabe, Facebook, me dice. No critico su decisión, pero me molestan los que al cruzar “las siete rayas” cagan donde antes comieron. Allá ellos. Tampoco me apunto a eso de alimentar resentimientos. Cada cual conoce sus razones.
Pero conste que no lo inventamos nosotros, la migración ha marcado la Historia de la humanidad. Las motivaciones han sido muchas, tantas como variadas son las humanas necesidades.
Cuando veo a mis amigos, los talentosos, los sensibles, los brillantes en la escuela y el trabajo, los de aquí, profundamente cubanos, a los que les duele una realidad en que trabajar por amor parece cosa de locos, cuando escucho sus alternativas, el me voy porque no tengo dónde vivir y es el único modo, me caso y no veo modo de independizarme, quiero tener comodidades y aunque sea de jardinero allá gano más que aquí de máster en ciencias…me empieza una desazón, me corroe un amargo desaliento.
Muchos solo quieren viajar, ver, volver, y vivir aquí simplemente con el fruto de su esfuerzo, pero nadie ha dicho que salir sea una garantía de prosperidad, quizás el ansia de salir sea cosa de gente de isla…pero hay que poner atención a este fenómeno
¿Qué va a pasar con mi generación? ¿Por qué ven en la emigración el único camino posible? ¿Por qué resulta tan agobiante a mis coetáneos la maldita circunstancia del agua por todas partes?
Quiero una Cuba próspera donde vivir con todas las garantías que tenemos pese más que cualquier carencia y cada cual reciba lo que se merece según su esfuerzo, espero no tener que despedir a muchos más mientras eso sucede.

Anuncios

De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog