Barriendo siempre bien


escobas-barren
¿La ciudad?, sí, muy linda y limpiaaaa como no hay dos. ¿La gente? simpática, desde el siglo pasado tienen un premio por eso. ¿Salir a comer? Sí, hay donde, restaurantes, cafeterías, heladerías…Aprovecha y ven ahora que las acaban de reparar…
Los últimos meses, pintores, albañiles, artesanos, decoradores, carpinteros, han trabajado intensamente. Como resultado la ciudad rejuvenece. Los beneficios de las reparaciones a numerosos sitios de servicios a la población destacan como algo anhelado y por fin cumplido para el pueblo holguinero, quien siente orgullo de ofrecerlo, también, al visitante.
Pero siempre está la desconfianza, la que hace dudar de un perdurable confort y calidad a prueba de balas. Surgen entonces los comentarios, que si escobita nueva barre bien, que si vayan ahora porque en un mes de la carta solo quedarán dos opciones, que si una vieja con coloretes. No Nadie podría culparlos, hemos visto de continuo remozar instalaciones que al año casi clamarían a Eusebio que las restaurara como a un decrépito edificio de La Habana Vieja. El descuido, la falta de sentido de pertenencia, la explotación continua sin mantenimiento, el voraz maltrato de algunos clientes, todos estos factores en franca conspiración harían derrumbarse a las épicas pirámides egipcias, qué decir de una humilde cafetería de la gastronomía popular.
Las autoridades holguineras han puesto en función de la belleza y el disfrute recursos que igualmente podrían destinarse a otros fines, pero se ha pensado en el bienestar común, en la tan aclamada necesidad de diversificar las ofertas recreativas.
JMH_4215
No obstante tras la pintura fresca, las nuevas sillas, los pulquérrimos manteles y el novedoso decorado, aparece el fantasma de la ineficacia y un aquelarre compuesto por la falta de compromiso, la ausencia de gestión para mejorar los servicios y el maltrato al cliente.
Así encontramos usuarios insatisfechos que a solo uno o dos meses de reinaugurado un local emiten juicios desfavorables acerca de sitios como El Níquel donde parece que el queso cambió de estado sólido a líquido como por arte de magia, o el restaurante italiano Roma, donde no se explica la ausencia de uno de los platos porque un ingrediente tan común como el huevo simplemente se terminó cuando se suponía que los suministradores deberían garantizar un abasto constante para evitar justamente esta clase de situaciones.
Se suma la heladería Komodidad, donde vuelven los escasos sabores, el piso sucio y el trato “frío” de quienes allí atienden. La misma temperatura con que reciben a sus clientes en la cremería del 18 plantas, donde aún con mesas vacías cuesta ser atendido pues al teléfono o entre las dependientas siempre hay temas más interesantes que hablar que la “aburrida” charla de buenas, qué desean.
Y no es que el mal trabajo sea la norma, también vemos creativas preparaciones en los menús, la inclusión de variantes que facilitan el acceso del consumidor, precios variados que ponen los productos a disposición de quienes tienen menos ingresos. Pero ya se ha dicho y escrito, de nada vale cambiar mobiliario y levantar nuevas paredes si no se modifica la actitud.
Mucho se ha debatido sobre el necesario cambio de mentalidad pero este ha demorado, al parecer no es tan sencillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: