Perdidos y encontrados


blogLa carencia frecuente de productos de uso cotidiano y de primera necesidad, tanto en moneda nacional como en pesos libremente convertibles, como jabón de baño, pasta dental, detergente líquido para fregar, papel sanitario, cepillos de diente, desodorante,  han marcado la vida diaria de la mayoría de los cubanos en los últimos tiempos.

Como siempre,ante la carestía surgen alternativas y se sale a flote. Ha sido así desde que el periodo especial nos puso a prueba y fuimos todos aniristas y sobrevivientes,  pero no es necesario poner tantas veces a prueba la imaginación.

Además de la forzosa creatividad de los consumidores, con fórmulas que ni los ocurrentes chinos encontrarían, aparece un salvador con factura. Se trata del mercado informal, cuyos proveedores parecen haber asistido a Hogwarts: como por arte de magia tiene todo lo que ni en las tiendas en CUP o las de CUC aparece. Pregunten a su alrededor y de seguro encontrarán a alguien que le compró a ellos un desodorante importado a cuatro dólares o uno de esos que por 0.90 centavos en CUC normalmente obtendría en cualquier punto de venta y ellos los tienen a 50 pesos.

cola

Tras semejante ejemplo les habrá quedado claro que con los “amables vendedores del mercado negro”, quienes lo tienen todo y si no lo mandan a buscar, los precios serán superiores. Y como dictan las leyes del más fuerte o el que más “resuelve”, aprovechan nuestra desafortunada situación y su oportuna previsión de traerlos de “afuera” o comprarlos en otra provincia menos poblada para sacar de su manga aquello que usted no tiene y le urge. Si nos cobran un plus, entiendan, es para pagar el pasaje…

Su máxima: si alguien desea obtener lo que le falta deberá pagar por ello, si no… bueno, tratándose de desodorante, mantengan las manos a un costado del cuerpo, por favor.

Con frecuencia se culpa de estas ausencias dolorosas a una mala planificación y distribución, a la falta de materias primas para aquellos productos que se elaboran en el país, al incumplimiento de los plazos por parte de los suministradores, a la mala contratación, al bloqueo, o cualquier otro obstáculo relativo a la trinidad puerto -transporte- economía interna.

Lo cierto es que nos faltan muchas cosas, y entendemos, siempre entendemos, pero si al estrés de los pírricos ingresos para aquellos que viven solo del salario se suman las constantes dificultades para encontrar lo que precisa para tareas cotidianas o su propia higiene, será fácil hallar mal humor y molestias en casi cada esquina.

Y sí, es cierto, a veces aparecen las respuestas, pero también a la mayoría de los cubanos una respuesta salida de un ministerio o delegación, no le evita las caries, friega la loza o cumple otras funciones escatológicas, (bueno, en caso de que estén impresa, al menos una de las funciones sí es posible cumplirla). Entonces no es suficiente con que la prensa aclare o que las dependientas repitan como papagayos “no hay, no sabemos cuando entra”, siempre sonrientes, (sí, he escrito S-O-N-R-I-E-N-T-E-S).

Cuando por fin, después de las plegarias a San Suchel, o San Cepil, o cualquiera de los santos productores o proveedores, “entra” el producto, entonces sí que no hay quien entre a las tiendas y la gente compra por docenas, o tal vez a alguien se le ocurra regular a unos pocos artículos por persona para que todo el mundo alcance…en fin, las viejas estratagemas que aún sin libreta norman el consumo.

La gente cargará lo suyo a casa, temerosos de que vuelva a escasear y se plantearán comprar una caja de eso que ahora hay y luego quién sabe en cuanto cobre el mes que viene.

La economía del país funciona como en casa, nos planificamos según un presupuesto, tenemos prioridades y a veces contingencias que nos obligan a tener gastos inesperados, pero quién paga cuando por meses no se expende un producto de primer orden en las redes comerciales.

Por otra parte están esos productos aburridos de ser vistos y luego ignorados, los ociosos, los de lento movimiento, los invendibles, los incomprables, los que nadie sabe para qué los trajeron, los de los precios tan ridículos que sus etiquetas han envejecido, y uno se vuelve a preguntar, y quién dijo que las tiendas son almacenes, dónde están los estudios de mercado, para quién se compra este vestido que lleva meses en el maniquí y a nadie agrada o aquellos muebles que hacen doler los ojos al mirarlos.

Volvemos a la planificación necesaria y a la urgente indagación de los suministradores acerca de las necesidades de los compradores y sus hábitos de consumo. Es cierto que hay situaciones imprevisibles, que sortear los escollos de la crisis económica es un deporte olímpico para nuestra isla, pero a veces a las dificultades objetivas se suman las incompetencias o falta de previsión de algunos, a las que a veces llamamos cuestiones subjetivas, y entonces paga usted, que vive al día y que como a la Isla le crecen los hijos y se la pasa dando de ese poco que tiene para que sean mejores.

 

Anuncios

One response to “Perdidos y encontrados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: