Archivo mensual: enero 2014

Arroz frito a la cubana


Sola en casa frente a la tele. Otra vez el zapping. No tengo muchas opciones. Me decido al ver cómo un chino corta con afiladísimo acero trozos de calamar, una cebolla, enormes dientes de ajo, sugiere añadir salsa china y, como dice en su esforzado español, “caldo de gaina en polvo”. A veces me cuesta entender cómo pueden comer ciertas cosas, otras me tienta y mis glándulas salivares quisieran traspasar la pantalla. Entonces pienso: podría buscar comida china. ¿Dónde? Las ofertas de la gastronomía estatal del municipio Holguín usan los mismos ingredientes y en la mayoría de los casos, repiten sus ofertas como si cada carta fuese un calco de la anterior. Entonces cuando un holguinero decide comer fuera encontrará repetidos en los menús el pollo y el cerdo que probablemente haya dejado en su casa. Bueno, eso no es tan terrible, al menos no tendrá que cocinar pero, si para colmo en cada sitio lo hacen prácticamente igual, sin buscar recetas novedosas, entonces para qué salir de casa. Por otro lado, harto de comer criollos manjares, un holguinero X decide buscar platos foráneos. Italia es la más representada, pizzas y espaguetis serán sus más frecuentes íconos, pero a dónde fue a parar la infraestructura del recuerdo, dónde fueron a parar canelones y lasaña, no me acuerdo. Busque entonces usted fuera de los restaurantes estatales. Algunos centros particulares poseen una imagen novedosa, agradable, que invita al consumidor. No permiten mis magros ingresos que deguste plato alguno de los que allí se expenden, pero dicen los que pueden, que son muchas y buenas las ofertas, que el servicio es de calidad y que ya deberían sentirse amenazados los decisores de la gastronomía estatal ante un servicio que parece superarlos en gestión, oferta, y calidad. bigstock-Chef-decorating-a-dish-in-rest-44427328-1No debe suponer nadie que por ser, a veces, más barato, los restaurantes estatales, las personas seguirán viéndolos como la primera opción, pues habrá quienes, prestos a gastar sus ahorros en un día especial, obvien el desteñido establecimiento del estado para ir a disfrutar el confort y la apariencia cálida del “paladar” aquel, donde las camareras sonríen con dentadura Colgate y parecen preocuparse por los clientes. No vayamos a generalizar. No son todos los que sirven, ni sirven en todos los que están, con excelencia y buena sazón. A muchas de las instalaciones por cuenta propia les falta personal competente, maestría gastronómica, si se puede decir, e incluso adolecen de las mismas cuestiones que le fueron señaladas a las otras. Recientemente muchas instalaciones de la gastronomía estatal han sido remozadas, su apariencia ha cambiado para mejor, esperemos que también oferta y servicio se hayan visto favorecidos y no sea solo lo que de afuera se ve.   En esto del buen servicio se trata de buscar ganancias siempre, sobre todo para que ganen los usuarios, los que tienen mucho y los que tienen poco, los que gustan de platillos exóticos y los de paladar no tan sofisticado. Entonces, qué le falta a la gastronomía estatal, incluso a la que se apellida especializada. Quizás el temor a no poder sostener una instalación de comida de una región específica o una clase concreta, por la posible carencia de ingredientes fundamentales, motive que en todos o casi todos los establecimientos se oferten platos tan parecidos y basados en iguales componentes. Pero ¿será por una carencia real o por falta de gestión? Volvemos entonces a una comparación que de seguro harán muchos, ¿de dónde sacan los “particulares” los productos con que elaboran sus platos? ¿Los importarán? Lo dudo. En una provincia extensa, con costas y amplias áreas de cultivo creo que no debe ser tan difícil garantizar un suministro de productos que proporcionen una variedad en la elaboración de alimentos para la gastronomía estatal. También confío en la maestría y creatividad de nuestros chef para modificar este estado de cosas, a ver si por fin dejo de saborearme por lo que los cocineros foráneos exhiben en la TV y puedo, en pesos cubanos no convertibles, y sin comprometer el salario de un semestre, comerme un arroz frito, aunque sea a la cubana.   arroz_frito_a_la_cubana


De lupas y catalejos

BLOG de YEILÉN DELGADO CALVO. Aquí dejo mis opiniones sobre Cuba, el mundo, la vida. Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog