Señas de amor


Llevan cuatro años casados. Vienen juntos desde pequeños. Trabajan en el mismo centro. Estudian en la misma aula y ella asegura, no sin cierta mirada cómplice, que conoce sus defectos. Él solo sonríe…
Cualquiera podría verlos caminar tomados de las manos por la Facultad de Cultura Física, luego tocarse el hombro, mirase y por fin lo notarían, porque comenzarían a comunicarse en lenguaje de señas. Entonces alguien diría: “míralos, pobrecitos”.
No pocas veces las personas reaccionan así ante alguien con una discapacidad, pero ellos no son candidatos para recibir la lástima de nadie. No la necesitan porque son una pareja de éxito.
Justamente cuando los busco para esta entrevista acaban de llegar de La Habana. Allá recibieron galardones por su presentación en el Tercer Encuentro Nacional Plazas Martianas que auspicia la Sociedad Cultural José Martí. Su propuesta, ganadora en varios encuentros en el territorio, era un material didáctico para la enseñanza de la Educación Física a pequeños con discapacidad auditiva y fue la sensación en la capital, pues vincular esta materia a la obra del Apóstol representaba toda una novedad, a ello se añade la enorme creatividad con que el medio de enseñanza fue concebido.
A los aportes que su investigación suponía se agregó la manera en que lograron comunicarse con los demás participantes en este certamen, quienes quedaron profundamente impresionados por el carisma de los ponentes y lo humano de la idea.
A esta altura se estarán preguntando quiénes son los protagonistas de estas líneas. Se trata de Yanet Pérez Vecino y Oscar Torres Álvarez de 29 y 27 años respectivamente. Él es hipoacúsico, ella es sorda profunda. Ambos eran oyentes al nacer pero enfermaron y a consecuencia de esto y los tratamientos, en algunos casos ototóxicos, perdieron la capacidad de escuchar.
Desde pequeños han estado cerca, aunque Yanet es de Velasco, ha coincidido con Oscar en los centros de enseñanza especial donde han estudiado, hasta que culminaron la secundaria básica en la escuela Le Ti Rien, cuando Yanet comenzó a estudiar para obtener el duodécimo grado y Oscar se hizo técnico medio en Informática, especialidad que cursó sin intérprete en el Centro Politécnico Calixto García Íñiguez.
Sus logros pueden impresionar a muchos, pero no son los únicos, a sus esfuerzos en el plano académico se añaden los resultados en el área deportiva.
Oscar empezó a los 11 años a practicar voleibol e integró el equipo nacional de sordos. Con ellos obtuvo medalla de oro en certámenes nacionales siete veces, también plata y bronce en una ocasión cada una.
Por su parte Yanet comenzó a practicar atletismo a los 11 años y más tarde bádminton. Sus resultados la llevaron a competiciones nacionales e internacionales durante su adolescencia.
A los 15 años comenzó a practicar voleibol, disciplina por la cual participó en un evento panamericano donde obtuvo cuarto lugar y aunque a este escaño no le corresponde medalla alguna, para ella fue un buen puesto y la enorgullece.
Toda la vida profesional de Oscar y su compañera ha transcurrido en el centro de enseñanza La Edad de Oro, donde el primero es profesor de Educación Física y la segunda es instructora de Lengua de Señas. Pero como la práctica de deportes moldeó sus vocaciones respectivas, ambos decidieran estudiar Licenciatura en Cultura Física. En esta decisión influyó también la intención de preparar a niños con necesidades educativas especiales, pues consideran que el deporte es una forma fácil para comunicarse con los pequeños con discapacidad auditiva.
La vida estudiantil de Yanet y Oscar está llena de muestras de solidaridad, así lo ilustra el comportamiento de sus intérpretes, quienes han asistido con ellos a cada encuentro en la Universidad como si fuesen estudiantes y hacen su mayor esfuerzo por ayudarlos a comprender lo que allí se imparte.
También se suma la actitud de los profesores cuyo esmero ha sido notorio, así como el resto de los compañeros de aula que no por ser oyentes han puesto barrera alguna para facilitarles la comprensión y brindarles apoyo.
Una de las más recientes y explícitas experiencias de cooperación la cuentan Yanet y Oscar de los días pasados en La Habana donde el joven docente Carlos Gálvez los acompañó y en aproximadamente tres días se aprendió la exposición de esto muchachos, fungiendo como un perfecto intérprete del lenguaje de señas.
Alguien a quien es preciso agradecer con creces por su constante preocupación es a Rita, la madre de Oscar, cuya permanente preocupación y entrega ha sido fundamental para que su hijo y nuera hayan llegado hasta aquí.
Mientras hablamos trato de mirarles a las caras, luego a la intérprete, hablo despacio, en realidad no sé cómo hacer, pero siento que en lugar de intentar con tanto énfasis que las personas sordas nos entiendan, deberíamos esforzarnos por entenderlos a ellos en su modo particular de comunicarse.
La pareja de cuya historia les cuento en esta página se sigue poniendo metas. Ambos esperan ejercer su profesión en el futuro y como muchas personas de su edad Oscar desea hacer una maestría al terminar la universidad y Yanet piensa en la maternidad. Aunque no cree que existan muchas posibilidades de que sus hijos sean sordos, no tiene miedo a que esto suceda, opina que los querría igual escuchasen o no.
Así continúa el esfuerzo cotidiano de esta joven pareja que desde el silencio nos da una lección de voluntad cotidiana.

Yanet y Oscar junto a Rita y Carlos Gálvez.

Yanet y Oscar junto a Rita y Carlos Gálvez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: