La bella, el caballo y la bestia


El látigo descendía una y otra vez. La espectadora estaba indignada. Siempre había escuchado decir que a los animales les estaba vedado expresar o tener sentimiento alguno, pero el caballo lloraba. Bajo el azote parecía quejarse y los testigos del maltrato inmerecido solo atinaban a preguntarse quién era la bestia.
Entonces ella pensó en gritar, requerir de algún modo a ese hombre, acusarlo, pero, de qué, con quién. Hizo un nudo con su rabia, muy fuerte, y siguió su camino.
Estos perpetradores despiadados no se esconden. Castigan violentamente a sus animales en cualquier calle citadina como lo más natural. Su ira parece no tener límites y poseen además una falta de conciencia o sentido común que les impulse a desdeñar el maltrato para someter a sus caballos.
Así vemos personas que apedrean a un perro o lo martirizan para reírse luego, que lo enfrentan en peleas ilegales y sangrientas, les abandonan una vez que envejecen o simplemente no caben en casa o desechan a sus crías atadas en sacos en cualquier río o arroyo. Mientras la televisión transmite un programa en que las mascotas son trasladadas a hospitales y sus dueños irresponsables multados o llevados a prisión.
Pese a que en Cuba existen políticas para la protección al medioambiente, todavía nada se dice del amparo legal a las mascotas o animales domésticos, cuestión que urge resolver, pues actos de evidente violencia como los narrados no deberían quedar impunes.
Si el perro es el mejor amigo del hombre, su amistad no siempre es bien pagada. Por el servicio de cuidar la casa o generar ingresos de dudosa procedencia, tras descuartizar a mordidas a otro can, solo reciben, en muchos casos, gritos y golpes con los que se supone, habrán de obedecer.
Si el sustento de un cochero viene justamente del que arrastra el carromato y a sus pasajeros, cómo es posible que ante las demostraciones de cansancio, incapacidad o negativa de continuar camino manifestadas por el caballo, su dueño emplee el látigo a modo de incentivo lastimándolo a veces, de modo que él mismo se verá afectado.
Darles un hogar, alimento y atención médica si lo requieren, no nos autoriza a pegar o a infligir daño alguno a nuestros animales. No creo que para cuidarlos se deba llegar a extremos, ya vistos también en televisión, de hacerlos heredar fortunas o preparar para ellos una habitación llena de muebles destinadas a humanos y una gran pantalla con programación también dedicada a las personas.
El afecto, respeto incluso serían buenas herramientas, pero también es preciso el diseño y puesta en práctica de leyes que los pongan a buen recaudo de aquellos que se bestializan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

BLOG de YEILÉN DELGADO CALVO. Aquí dejo mis opiniones sobre Cuba, el mundo, la vida. Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: