Niños al Derecho


El 10 de diciembre de 1948 se proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, décadas más tarde se hizo lo mismo con la Convención de los Derechos de las niñas y los niños, la cual Cuba firmó en 1992. Avalados por dicha Convención, continuaron los esfuerzos gubernamentales que, desde el triunfo revolucionario se llevaban a cabo en la Isla, en pro de la infancia. Entre los derechos otorgados a la niñez se encuentran…. Un niño es la simiente, el hombre nuevo en progreso. En Cuba todos lo saben, su protección y cuidado son tareas de los adultos, pero pese a las campañas de bien público y el trabajo de divulgación efectuado para difundir los derechos de los infantes, todavía son insuficientes tales gestiones. No se trata solo del hecho de que los niños en gran número ignoren el contenido de una declaración que los protege, sino de que los adultos también lo desconocen, por tanto en muchos casos son violados derechos fundamentales adjudicados a la niñez sin que se tenga conciencia de ello. Tales violaciones trascienden el maltrato físico, aunque este es usual dentro de la familia y la escuela. Muchos se asombrarán ante esta afirmación, pero es imposible tapar el sol con un dedo, a quién no le dieron una “nalgadita educativa”, quién no ha escuchado la frase “ella no es su mamá para pegarle” asumiendo que los padres son poseedores de un “permiso especial” para golpear a sus hijos como correctivo, cuántos hemos escuchado las anécdotas de niños maltratados por sus maestros, padres o tutores. ¿Cuántos hemos hecho algo al respecto? Otra arista del tema se encuentra en aquellas lesiones invisibles para un ojo poco avezado. La violencia silenciosa, tal vez más frecuente que la física, conduce a la baja autoestima, suicidios y conductas agresivas en los pequeños. Recientemente en un Taller realizado con comunicadores, juristas y otros profesionales en la ciudad de Holguín, se evidenció el insuficiente dominio por parte de los niños acerca de sus derechos, al preguntársele acerca de los mismos respondían casi siempre refiriéndose sus derechos como estudiantes. Las propuestas surgidas de este certamen fueron diversas, desde estrategias comunicativas y docentes hasta una actitud proactiva en este sentido por parte de los adultos. Pero, por encima de estas sugerencias emergió la necesidad de un trabajo multifactorial y con intencionalidad precisa, encaminado a la acción concreta desde lo individual hasta lo institucional, para favorecer el conocimiento de los niños y niñas acerca de sus derechos y cómo hacerlos valer. Lo cierto es que cada adulto debe revisarse, sobre todo si en su cotidianeidad trata con infantes, y realizar un análisis de su conducta y la manera en que interactúa con estos, pues los principales responsables de su felicidad somos nosotros y ella en gran medida depende del respeto a sus derechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: