El logro principal es que esto existe


Subo la colina. Por enrevesados pasillos y escaleras me guían a su encuentro. Es delgado, ágil, más que muchos a los 73 años. Él me espera e invita a pasar al que imagino su reino. Al fondo, un Che monocromático observa. Equipos, para mí desconocidos, pueblan el laboratorio que hace las veces de oficina. Algunos libros en ruso acá y allá, hablan de una lectura reciente. José Antonio Otaño Noguel escucha, piensa y responde.
Conducido por el arsenal de preguntas con que le apunto, me cuenta de su tierra natal: Camagüey; de cómo fue a estudiar a Santiago de Cuba, donde se graduó de Ingeniero en Minas y se quedó como profesor. Más tarde sería Decano de la Facultad de Tecnología de la Universidad de Oriente(UO). También me habla de su esposa, que lo siguió hasta la siempre heroica ciudad y de qué circunstancias lo trajeron hasta la tierra roja.
¿Cuándo comenzó a trabajar en Moa?
“En el año 1964 la Universidad de Oriente inauguró aquí, lo que se denominó Plan Extramuros. Fue la primera experiencia de una filial universitaria fuera de la sede central de las tres universidades que había en Cuba. Un tiempo después, a fin de apoyar la formación de cuadros, en lo que se llamaba entonces Plan de Desarrollo de la Costa Norte de Oriente, se fundó la Filial Minero-Metalúrgica de la UO, con sede en Moa. Yo vine para acá en 1974 como director de la misma. Entonces trajimos estudiantes diurnos de las carreras de Geología, Minas, Mecánica, Química, Eléctrica e incluso de Economía.
A raíz del primer Congreso del Partido, en la tesis acerca de la Educación Superior, surge una nueva estructura para la misma y nuevos centros. La UO se multiplicó y se decidió en 1976, que la filial creada aquí se convirtiera, no en una Facultad, como se pensó inicialmente, sino en un centro independiente, orientado a la Minería y la Metalurgia. Una vez tomada esta decisión me quedé como Rector. Estuve en este rol tres años. Después permanecí como profesor hasta hoy.”
¿Cuáles considera usted que han sido sus mayores logros?
“Creo que el hecho de que el Instituto exista fue un logro. Por entonces en Moa solo existía la Educación Primaria. Se comenzaba a construir un politécnico, no había ni secundaria y nosotros tuvimos la osadía de hacer un centro de Educación Superior. Fue muy difícil además trasladar profesores y estudiantes de Santiago de Cuba para acá. El logro principal es que esto se pudo arrancar, se consolidó y existe.”
¿Qué recuerdos vienen a su mente con mayor agrado?
“La actitud de la gente que me acompañó. Se trabajaba mucho. Además los primeros estudiantes que tuvimos aquí fueron buenísimos y dispuestos a todo. Trabajaron muchísimo y se formaron muy bien.”
¿Qué impacto considera usted que ha tenido el Instituto Superior Minero—Metalúrgico (ISMM), en la transformación cultural de Moa?
“Ha sido decisivo, un factor importante en la transformación del municipio, no todo lo que los fundadores hubiéramos querido. Aunque todavía faltan muchas cosas por hacer. Pero sí que ha tenido un impacto de primer orden en el desarrollo cultural de Moa.”
¿Cuáles son las modificaciones más significativas, a su modo de ver, que se han operado en el trabajador minero metalúrgico si se compara el de los albores del Instituto y el que ejerce hoy en las fábricas del territorio?
“En la época en que se creó la Universidad, todavía la industria minera estaba operada por trabajadores que fueron extraordinariamente abnegados, los mismos que echaron a andar la industria cuando se fueron los americanos, pero tenían un nivel escolar bajo. En cambio, hoy las empresas están en manos de ingenieros. Pero además, de los obreros, el que menos nivel posee tiene noveno grado, o estudió en la Facultad Obrera, tiene doce grado, es técnico medio. Eso quiere decir que se ha operado un cambio sustancial en el nivel educacional de los trabajadores mineros.”
¿El Dr. José Otaño se concibe sin la Universidad?
“Tengo la suerte de ser alguien sano. No me sentiría bien sentado en la casa sin hacer nada. Mientras pueda voy a estar aquí, trabajando. Estoy a cargo de las actividades de postgrado de la carrera. Aquí tengo la posibilidad de formar a las personas a mi alrededor.”
Hemos hablado por casi una hora. Regreso por los pasillos que me condujeron a un saber nuevo, como suelen hacer cada día. Desciendo la escalinata del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa, Dr. Antonio Núñez Jiménez. Mi grabadora lleva historia viva: el tesoro de la experiencia de un hombre que estuvo aquí cuando todo comenzó. Debajo, la ciudad espera el resultado de lo que en este lugar germina: hombres de ciencia que transformarán el barro en mineral, y otros que trocarán al joven bachiller en el profesional necesario, en una tierra que ha crecido con su Universidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

BLOG de YEILÉN DELGADO CALVO. Aquí dejo mis opiniones sobre Cuba, el mundo, la vida. Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: