Tarde de miel con las abejas de la tierra


De Javier Mola

Me reciben con algo de recelo. No será fácil para esta intrusa irrumpir en el panal transitorio que han urdido. Todos lo saben, pocos en la naturaleza protegen su casa como ellos. Parvulitos, pioneros de pañoleta azul o roja, adolescentes, acompañados casi siempre por sus padres, acuden al encuentro de hoy.
Ahora sí que el murmullo parece zumbido. La reunión ya no será en el sitio acordado. Habrá que trasladarse para otro. Ellos están acostumbrados. Organizadamente se mueven. Basta una mirada, un gesto de José Turro para que los niños obedezcan.
A Moa le ha crecido esta colmena casi de improvisto. José Turro cuenta: “Decían que por ahí andaba un loco con unos niños haciendo teatro. Y era verdad porque de los locos salen estas cosas, de alguien normal no pueden salir”. Sonrío pues él no sabe que ya otras veces he tropezado con esa clase de cordura insólita que se disfraza de locura.
Poco a poco me cuentan de cómo, desprovistos de recursos y casi sin apoyo institucional, nació La Colmenita de Moa, en coincidencia con la Colmenita Central, el 14 de febrero, pero de 2004. El empeño de José Turro Navarro, director de la compañía infantil de teatro moense, dio al traste con barreras de diversa índole. Justo en esa fecha comenzaron las pruebas de actitudes para conformar el grupo, con la colaboración de instructores de varias manifestaciones del arte.
Dos meses más tarde ya estaban actuando ante un público infantil, ávido de la dulce muestra de talento, pues para ellos las propuestas en el municipio son escasas.
Así las laboriosas abejas han conformado y puesto en escena ocho piezas, algunas del repertorio de la Colmenita Central y las otras propias, casi siempre vinculadas a antológicos cuentos y fábulas infantiles.
“Esta es la Colmenita de Holguín -afirma Turro categórico-. Nos distingue el hecho de ser las abejas de la tierra, además somos una compañía independiente aunque pertenecemos a la Colmenita Central. También nos singulariza el vestuario negro con rayas naranjas.”
Por este grupo han transitado muchos niños, por un tiempo sumaron 70 sus integrantes, pero hoy no llegan a 40, pues según su director no tienen condiciones para dirigir un número mayor de niños quien expone que “la compañía tiene el propósito de formar y hacer crecer artísticamente a los niños y por supuesto también su moral, o sea, como seres humanos.”
De su trabajo fuera de Moa explica:“Hacemos giras por diferentes provincias, fuimos al Sexto Congreso del Partido, invitados por Raúl Castro.” Los pequeños cuentan que esta fue una experiencia enriquecedora y que disfrutaron mucho el encuentro con las demás Colmenitas del país.
La existencia en Moa de esta compañía teatral no solo representa la anhelada opción para los pequeños de presenciar teatro dedicad a ellos, sino que abre una brecha para esta manifestación a través de un festival, que si bien se ha mostrado algo intermitente, posee la intención de convertir los días en los que se extiende, en una gran fiesta para los niños.
Pero no todo es miel entre las abejas de la tierra, Turro lamenta que “pese a haber recorrido casi todo el Plan Turquino de Cuba, no hemos actuado ni en Farallones ni en la Melba.” Contradicción que no encuentra lógica, a juicio de esta periodista. “Es triste que de cualquier parte del país nos garanticen el transporte, y que los niños de Moa, que viven en el Plan Turquino, no hayan visto a la Colmenita.”
Pese a ello se reconocen sus logros en los sitios donde se han presentado. El más bello piropo que de seguro han recibido estos colmeneros, llegó de labios de Cremata, “En Moa hay más talento que níquel.” Porque según afirma José Turro, el de estos niños “es un talento natural, que llevan en la sangre y es también lo que nos diferencia.”
Lo cierto es que esta compañía se sustenta del esfuerzo, cotidiano y a veces silencioso, de padres y equipo técnico. Son ellos los encargados del vestuario y utilería de cada puesta, los que acompañan a los pequeños en las giras y presentaciones en general.
Mientras conversaba con Rosmery Hernández, una de las abejitas que se mostraba un poco intimidada por mi grabadora, conseguí la más sincera y larga respuesta a todas las preguntas que le había hecho. Me confesó que aún revolotean en busca de un espacio para ensayar “me gustaría tener una sede, un lugar seguro para no tener que andar por ahí”.
“A la Compañía se le dio primeramente un local en Rolo Monterrey, pero la distancia del mismo al resto de la cuidad era demasiado significativa y dificultaría la asistencia de padres y niños a los encuentros,” explica Turro.
Ahora tienen asignado otro en condiciones paupérrimas y aunque tienen el presupuesto para llevar a cabo la reparación, esta no se ha concretado. Las gestiones encaminadas a agenciarse un lugar propio continúan. No obstante Turro está convencido de que “existe el corazón, la voluntad y el talento de seguir adelante.”
Ahora las abeja se reorganizan estructuran mejor su equipo técnico, montan una nueva obra, zumban en un ir y venir de acuerdos y creación. Pese a las limitaciones continúan libando experiencia porque, al decir del director: “El trabajo que tenemos por delante es mantener la Colmenita a este nivel que hemos alcanzado.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

De lupas y catalejos

Corro el riesgo de equivocarme, segura, - como dice el poeta - de que "por un fuego que no des a tiempo puede no salir el Sol"

Desde la otra esquina

"Una mirada desde Holguín y para el mundo..."

De mi país

Para conocer de la isla y su gente

edumund

Just another WordPress.com site

Letra joven

Para reflexionar, reír, debatir y publicar.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Cuba nos une

"Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo, Cuba en tu libro mi palabra sea."

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

Cuba en letras

Contar la Isla desde un blog

A %d blogueros les gusta esto: